Porcelanato o cerámica

¿Cuál es la diferencia entre cerámica y porcelanato?

Cuando es momento de revestir el piso o pared de un ambiente de la casa, te encontrarás con la toma de una gran decisión, porcelanato o cerámica. Conoce cuál es la diferencia entre cerámica y porcelanato para decidir cuál es el material ideal para tu hogar o proyecto que deseas emprender.

La emoción de elegir el piso para una habitación, un patio exterior o toda la casa también encierra una gran responsabilidad. Porque se lo hace con la intención de que dure varios años. Entonces, es cuando se deben tener en cuenta algunos detalles como la cantidad de personas que viven dentro de ella y las zonas que tendrán un mayor tránsito, como los pasillos.

Lo mismo ocurre cuando pensamos en revestir la pared de una habitación especial del hogar como la cocina o el baño, que tiene características muy diferentes a los demás ambientes de la casa. Aquí te contamos algunos consejos que te servirán para elegir, cuál es la mejor opción para cada rincón de tu casa.

Diferencia entre cerámica y porcelanato para revestimientos del piso

A simple vista ambos productos lucen muy similar, sin embargo, cada uno posee ventajas muy importantes en situaciones ambientales o de tránsito diferentes.

Precio

A veces el precio, es el condicionante principal cuando estamos realizando cambios importantes en el hogar. Si tienes en cuenta solo el precio, los cerámicos son más económicos que los porcelanatos.

Esto se debe al proceso y calidad del material utilizado. Sin embargo, el hecho de que este tipo de baldosas sean más caras no significa que sean las que más conviene colocar en el piso de tu hogar.

Cada producto tiene sus ventajas para determinados sitios de la casa, aquí te contamos algunas de ellas.

Absorción de agua

La porosidad de las baldosas es una gran diferencia entre cerámica y porcelanato. La cerámica es más porosa que el porcelanato, por lo que absorbe más agua.

Entonces, en pisos para patios y terrazas que se encuentren en el exterior, se recomienda colocar porcelanato. Especialmente en zonas de climas muy fríos, porque es resistente a la helada y cambios bruscos de temperatura.

Puedes probarlo rápidamente, volcando un poco de agua en la parte de debajo de la baldosa. Si es cerámica lo absorberá rápidamente.

Dureza

Otra gran diferencia entre cerámica y porcelanato es la dureza entre ambos tipos de baldosas. El porcelanato es mucho más duro y resistente a golpes. Por ello se recomienda colocarlo en zonas de mucho tránsito como en pasillos y en el exterior. Un lugar de la casa que necesita un piso con resistencia es el garaje.

Para colocar, los cerámicos son más maleables y fáciles de cortar, mientras que para cortar un porcelanato se necesitará un disco de diamante para porcelana.

Durabilidad

Tanto el cerámico como el porcelanato están fabricados de arcilla junto con otros materiales naturales. La diferencia está en la calidad y pureza de la arcilla utilizada para el porcelanato, además reciben un tratamiento diferente como cocción a mayor presión y temperatura.

Como resultado se obtiene un producto más resistente y durable ideal para zonas con mucho tránsito o con grandes probabilidades de recibir impactos. Mientras que, para las habitaciones, por ejemplo, el cerámico sería una muy buena opción en cuestión de durabilidad.

Lo puedes notar en el color del bizcocho al dar vuelta la baldosa. Puesto que el porcelanato lucirá blanco y rojo la cerámica.

Diseño

Una gran diferencia entre cerámica y porcelanato es el diseño que cada uno de ellos ofrecen. El porcelanato ofrece una mayor variedad en cuestión de tamaños de las baldosas incluyendo la opción de porcelanato líquido que ofrece grandes ventajas en diseño.

En cuanto a colores, en los dos tipos de baldosas encontrarás excelentes opciones. Al momento de comprarlo se debe tener en cuenta que sean del mismo tono y calibre. Dicha característica está indicada con tres letras en la etiqueta de la caja.

Colocación

Existe otra diferencia entre cerámica y porcelanato es el pegamento a utilizar. Cada tipo de baldosa necesita un pegamento diferente, además, se tiene que tener en cuenta el material donde se lo colocará.

Porque no es lo mismo colocarlo sobre un revoque que sobre un panel de yeso cartón. Además, el piso donde se lo colocará debe estar correctamente nivelado.

Aquí puedes consultar con un profesional para asesorarte sobre el pegamento que realmente necesitas.

Pisos cerámicos simil madera

Tipos de pisos cerámicos

Existen diferentes tipos de cerámica, que responden a las necesidades de tránsito en el lugar donde serán instalados. Las cerámicas para cocina y baño son las más requeridas tanto para revestir las paredes como el piso.

Para pisos para sala y dormitorios se utilizan cerámicas para tránsito liviano. Mientras que para lugares con más tránsito puedes optar por la cerámica para tránsito moderado, normal, intenso y muy intenso.

De acuerdo a la porosidad, podrás encontrar las lozas o cerámica rústica que tienen una absorción mayor al 10%, los semigres con una absorción del 3 al 10% y los gres con una absorción del 0,5 al 3%. Si lo comparas con el porcelanato, éste último posee una absorción menor al 0,5%.

Los azulejos para cocina y baño son una las opciones más elegidas de cerámico, reemplazando los antiguos azulejos de vidrio con modernos azulejos cerámicos en una amplia variedad de colores y tamaños.

Pisos de porcelanato

Tipos de porcelanato

Al optar por un porcelanato para el revestimiento del piso o de la pared, te encontrarás con un amplio abanico de colores, diseños y acabados. En cuanto al acabado podrás elegir entre mate, pulido o satinado con terminación rectificado o semirectificado.

El más utilizado es el porcelanato esmaltado para ambientes donde el tránsito es moderado. De acuerdo al tipo de tránsito que recibirá puedes elegir el adecuado, porque el porcelato es diferenciado con un código PEI (Porcelain Enamel Institute) que va desde el 1 al 4 de acuerdo al tránsito.

Lo que debes tener en cuenta al diseño es que las diferencias entre las partidas pueden ser mínimas, moderadas o altas. Además, de los diferentes tipos de formatos.

Otra gran opción muy moderna es el porcelanato líquido, que ofrece un acabado liso y brillante para pisos y mesadas. Las únicas desventajas del porcelanato liquido es que se debe preparar el piso con anterioridad, como nivelarlo, por ejemplo.

No dudes en consultar el precio de un profesional para nivelar el piso de tu casa e incluso la colocación de cerámica o porcelanato.

Conclusión: Cerámica o porcelanato

Ambos materiales se pueden utilizar para revestir el piso o las paredes del interior de un hogar. Sin embargo, el porcelanato es ideal para pisos donde se necesita una mayor exigencia, como garajes, centros comerciales o espacios exteriores.

Algunas habitaciones de la casa están expuestas al calor y humedad durante varias horas al día. Como la cocina y el baño, en esos sitios, se recomienda también la aplicación de porcelanato. Porque además son más resistentes a los productos de limpieza.

En lugares donde es probable que haya derrame de líquidos solventes, aceites o ácidos, no se recomienda usar ninguno de los dos tipos de baldosas, ni porcelanato ni cerámico, puesto que estos productos arruinarían la capa pulida.

En cambio, en pisos para dormitorios se puede optar por cualquiera de los dos tipos de baldosas. En definitiva, conocer la diferencia entre cerámica y porcelanato te ayudará a elegir la mejor opción para revestir el piso o la pared.